Disfruta de la feria de Sevilla 2019

Disfruta de la feria de Sevilla 2019

Sevilla en primavera luce aún más bella. No pierdas la ocasión de visitar esta monumental ciudad en su semana grande: la Feria de Abril. Este año del domingo 15 de abril al sábado 21.

La capital andaluza es un destino imprescindible en cualquier momento del año. De hecho, su popularidad y su oferta cultural, gastronómica y de ocio la han posicionado este año como la mejor ciudad a visitar por la prestigiosa guía de viajes Lonely Planet, y junto a la Ribera del Duero, el único destino español recomendado por el New York Times.

Pero no es lo mismo visitar Sevilla con 40 grados a la sombra en pleno agosto que en primavera, cuando mejor luce la ciudad con su devota Semana Santa, su olor a azahar, un clima envidiable y una festividad mundialmente reconocible: la Feria de Abril.

Qué hacer en Sevilla durante la Feria de Abril

La ciudad efímera más grande del mundo (cada año se montan y desmontan más de 1000 casetas y una portada de acceso decorada de diferentes motivos) es considerada por los sevillanos como su “segunda residencia” durante esta semana de celebraciones.

Así, cada sevillano se preocupará por acoger a sus invitados en el Real (tal como se llama el espacio destinado a acoger la feria) como si fuera su propia casa. Si no dispones de un conocido sevillano que te pueda acoger no te preocupes: existen 9 casetas de gran tamaño de acceso público para que puedas disfrutar igualmente de estos singulares espacios de baile, risas y charlas donde el “malaje” (las malas vibraciones en argot sevillano) está prohibido.

Pese a que toda la actividad se desplaza a este singular espacio, no debemos olvidarnos que nos encontramos en la ciudad de la Giralda, la Plaza de España, los Alcázares y la catedral gótica más grande del mundo, por lo que podemos aprovechar las primeras horas de la mañana y las horas centrales del día para visitar estos emblemáticos espacios.

Por suerte para quienes lo quieren ver y hacer todo, Sevilla pese a ser una ciudad de tamaño medio, concentra sus atractivos en un espacio fácilmente visitable a pie (o a coche de caballos como marca la tradición feriante), por lo que podemos abarcar todos los planes turísticos en un par de días sin que ello nos impida privarnos de a lo que hemos venido: disfrutar su feria.

Camino a ella, podemos atravesar el emblemático parque de Maria Luisa y su plaza de España si cruzamos el río por el puente de los Remedios. Si venimos de la zona centro y de visitar el conjunto de monumentos Patrimonio de la Humanidad (Catedral, Archivo de Indias y los Alcázares, muy populares por ser escenario de la serie Juego de Tronos), el puente de San Telmo o el de Isabel II nos llevan a la Feria atravesando el tradicional barrio de Triana.

Consejos para disfrutar de la Feria de Abril sin agobios

Si eres de los que se agobia paseando por las Ramblas o atravesando la Gran Vía madrileña, probablemente querrás evitar la “bulla” (concentración de gentes) sevillana. Para ello, aprovecha las horas de mayor afluencia para visitar otras zonas de la ciudad (mediodía y tarde-primeras horas de la noche).

Desde las 12 del mediodía hasta las 8 de la tarde se produce el llamado “paseo de caballos”, donde las calles de la feria quedan repletas de carretas en un hermoso espectáculo pero que también satura aún más la zona. Aconsejamos por ello que se disfrute de este desfile a partir de las 6-7, cuando el calor comienza a amainar y los feriantes “de día” comienzan su retirada.

Respecto a las casetas públicas, pese a que oficialmente son 9, podrás acceder sin problemas a otras tantas que representan partidos políticos o asociaciones de carácter abierto. Por ello, evita siempre que puedas la destinada a “turistas” que estarán abarrotada de estos mismos.

Por último, siempre que la localización y tu ruta te lo permita, evita comer en la misma Feria de Abril, ya que no representa lo mejor de la excelente gastronomía sevillana, te encontrarás falto de sitio para degustarla y los precios son bastante más caros que los que puedes disfrutar en pleno centro. No te vayas de Sevilla sin probar su “pescaito” frito, cazón en adobo, pavías de bacalao y el serranito, entre otras delicias. Todo ello bañado de fino o manzanilla (vino blanco) tal como manda la tradición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *